Home

RESIDENCIA ECOLÓGICA Una casa de cuatro habitaciones, con un área construida de 595,63m2, proyectada para una pareja con dos hijas en Salvador/BA.

Fue de la mesa de dibujo del arquitecto baiano Antonio Caramelo que saltaron los trazos que dieron vida a la “Residencia Ecológica”, una casa de cuatro habitaciones, con área construida de 595,63m2, proyectada para una pareja con dos hijas. Planeada en tres planos interconectados, la casa fue intitulada ecológica por tener una arquitectura totalmente integrada al medio ambiente, una vez que su concepción se hizo con respecto a la topografía del lote y a la vegetación nativa.

Columnas que sostienen a la edificación, recortes, espacios con orificios y desvíos determinantes fueron pensados para circundar a los exuberantes árboles del Horto Floresta, uno de los barrios más nobles de la capital baiana, y vencer el acentuado declive del lote.

“Optamos por hacer la casa flotar sobre lo verde y debruzarse sobre el paisaje del Horto Florestal, sin dejar a un lado la comodidad, tecnología y seguridad disponibles en la actualidad”, dice Caramelo. Además de amplias habitaciones, balcones y salas, el espacio contempla también una pasarela de vidrio sobre el lote y la vegetación a 12 metros de altura de modo a integrar el área social al área de entretenimiento, grandes ventanas para la ventilación que se cruza y un deck alto donde se encuentra la piscina con la orilla infinita. También integran los ambientes de la residencia un espacio gourmet, galería, gimnasio, sauna, parrillera y home theater. Modernidades ofrecidas en el tiempo presente, pero con la brisa, los aromas florales, los pájaros y la paz de aquellos campos  que recuerdan los “tiempos de la abuela”.


IAB UIA AsBEA ADEMI-BA